Juegos: Unravel

Había pospuesto esta entrada tanto como pospuse el llegar al final de este magnifico juego. Desde ahora pueden pensar que mi review va por por buen camino y eso es porque todo lo que envuelve el juego, desde su creación, hasta su argumento y aspectos técnicos lo hacen ser una obra de amor y de arte.


Para empezar a hablar de Unravel quiero remontarme a su presentación en la E3 del 2015 que pueden ver en este LINK. Puede sonar histérico que un juego independiente (el juego fue desarrollado por Coldwood Interactive pero tuvo el apoyo de EA para su publicación) guste tanto solo desde su presentación pero hay que sólo ver el video de la conferencia para darse cuenta de que Martin Sahlin (director creativo del juego) hablaba desde el corazón cuando nos contaba sobre Unravel, un juego que se basa en el amor, desde su idea hasta su desarrollo.


Unravel se vive a través de Yarny, un pequeño y adorable muñeco de lana que nos encanta desde el primer minuto que lo vemos, él nos ayudará a avanzar en las distintas etapas del juego pero también irá descubriendo con nosotros la historia en la que está sumergida unravel. Esto es sin duda lo más interesante del juego porque en perspectiva, Yarny no es más que una excusa para descubrir el argumento principal, pero también la metáfora más perfecta que pudieron hacer ideado para contarnos la historia, trata de una familia, si, pero realmente no importa de quien estemos hablando, la magia de unravel es que te puedes identificar en él porque se trata simplemente de la vida, de como esta pasa, de como enfrentamos nuestros problemas, de lo frágil que es. Yarny, como la vida tiene que sortear obstáculos no con grandes proezas que impliquen destreza si no que con ingenio, volviendo mil veces atrás si es necesario para descubrir que la solución era mucho más simple de lo que pensabas, de que enredaste todo a propósito y ahora tienes que intentarlo de nuevo, quien diría que una madeja de lana se parece bastante a vivir.


Si bien todo el argumento metafórico detrás del juego es emocionante, este está sólidamente respaldado por gráficas y banda sonora (la que pueden escuchar aquí) increíbles que le aportan aún más vida al juego. Por si fuera poco las locaciones en las que se ambienta Unravel estan inspiradas en parajes nórdicos asombrosos donde podrás visitar bosques, playa, montañas, lagos y un sinfín de mágicos escenarios e interactuar con diversas criaturas.


En cuanto a jugabilidad Unravel se destaca por su propuesta sencilla, nuestro personaje puede caminar, saltar y arrastrar objetos, pero también podrá usar parte de su lana para crear puentes, lianas o nudos que nos ayuden a seguir avanzando, pero la trampa está en que si malgastas la lana Yarny se ira deshaciendo hasta que ya no pueda seguir, por eso es que parte del juego tambien obliga a ser creativo a la hora de usar la lana y llegar con la cantidad necesaria a los checkpoints estratégicamente ubicados a lo largo de cada etapa donde contarás con madejas adicionales para seguir. 


Algo que sin duda me cautivo del juego es lo atrevidos que fueron al tratar escenas con realismo casi fotográfico, es decir, a medida que vas avanzando en las etapas vas encontrando "recuerdos", estos se ven bastante reales porque son extraídos directamente de fotografías, al igual que cuando completas cada nivel se va completando un album de fotos en donde puedes ver a la familia en la que esta basada la historia. Esto le aporta un sentir onírico que se agradece porque si bien Yarny no es real bien podría ser un sueño que se entrometio con la realidad y eso hace que Unravel se sienta aun más familiar. 


Un juego sacado de un sueño, o si alguien lo prefiere (como yo) una epifanía, digna de apreciarse y entenderse más allá del concepto de videojuego, Unravel es de esas cosas que nos enseñan, que nos educan (si, educan porque incluso se encarga de concientizar acerca del medioambiente a través de su trama) y que nos hace sentir, fuertemente. Es entretenido, de dificultad media (a no ser que quieras sacar todos los trofeos) y apto para absolutamente toda la familia. 

Eso es todo amigos!

Pd: Si compran el juego asegurense de comprar alambre y lana roja también, les prometo que querrán hacer su propio Yarny al terminar.

Daniela · 20 otoños · Chile.
Soy estudiante de diseño gráfico, apasionada por la música y autodidacta en el arte. Me gusta mucho la botánica y los animales, de ahí encuentro la inspiración para crear y vivir.

Tambien podría gustarte

0 comentarios